Consejos de cultivo

Cómo germinar semillas de cannabis autoflorecientes feminizadas

Cómo germinar semillas de cannabis autoflorecientes feminizadas | SeedsPlug

Cultivar tu propio cannabis autofloreciente es fácil, rentable y produce resultados rápidos. Esto hace que el cultivo de cannabis autofloreciente sea una gran opción tanto para los principiantes como para los cultivadores veteranos. En este artículo, hablaremos de la primera y crucial etapa del cultivo semillas de cannabis autoflorecientes germinación y un resumen de varias formas fáciles y sencillas de germinar tus semillas de cannabis autoflorecientes. Como verás, germinación de cannabis autofloreciente requiere poco esfuerzo y puede conseguirse en cuestión de días.

Diferentes métodos para germinar semillas de cannabis autoflorecientes

Otra ventaja del cultivo de cannabis autofloreciente es la versatilidad de su ciclo de cultivo. Hay varios métodos diferentes que puedes utilizar para germinar tus semillas de cannabis autofloreciente, todos ellos igualmente efectivos.

Agua

Los cultivadores pueden germinar fácilmente el cannabis autofloreciente con materiales que están fácilmente disponibles en sus propios hogares. Un método sencillo para la germinación de semillas de cannabis autofloreciente es utilizar agua corriente. Para empezar, llena un vaso pequeño con agua a temperatura ambiente. Si utilizas agua del grifo, es posible que quieras invertir en un monitor de pH para asegurarte de que el pH de tu agua no supera el 7,3.

A continuación, recoge tu semillas autoflorecientes en una cuchara -es muy importante manejarlas con delicadeza- y deslizarlas suavemente en el vaso: las semillas deben caer y flotar en la superficie del agua.

Una vez seguidos estos pasos, puedes proceder a reubicar la taza en un entorno adecuado. Coloca el vaso de agua con tus semillas en un entorno oscuro (cuanto más oscuro, mejor) con una temperatura media de 75 a 80 grados. Una vez completado este paso, tu trabajo para la fase de germinación está hecho; simplemente deja tus semillas sin tocarlas durante dos días, y vuelve a comprobar si han brotado... si no lo han hecho, sigue dejándolas en el mismo entorno hasta que broten.

Toalla de papel

El "método de la toalla de papel" es otra forma fácil de germinar semillas autoflorecientes con materiales que ya tienes en casa. Este método consiste en utilizar una toalla de papel húmeda y doblada y un recipiente de plástico para germinar tus semillas de cannabis autoflorecientes.

Este método es fácil y produce resultados rápidos. Para empezar, necesitarás una toalla de papel húmeda y un recipiente de plástico con tapa.

Empieza por limpiar y secar el recipiente de plástico para garantizar un entorno de germinación adecuado. A continuación, dobla una toalla de papel dos o tres veces y empápala con agua: aunque querrás que la toalla de papel esté empapada por completo, no debe gotear agua.

A continuación, haz dos agujeros en la parte superior de la tapa del recipiente; estas perforaciones permitirán que el exceso de agua salga del recipiente durante la germinación.

Una vez hecho esto, coloca tus semillas de cannabis autofloreciente en la toalla de papel húmeda, metiéndolas entre los pliegues para asegurarte de que las semillas están en contacto directo con la toalla de papel por todos los lados. Procede a colocar la toalla de papel doblada con tus semillas dentro de tu recipiente de plástico, y cierra la tapa.

Como cualquier otra técnica de germinación del cannabis autofloreciente, el método de la toalla de papel requiere un entorno de germinación adecuado... y la oscuridad es el factor más importante. Guarda tu recipiente en el entorno más oscuro posible. Con esto, tu trabajo está hecho: simplemente espera dos días para comprobar tus semillas, que probablemente habrán germinado... si no lo han hecho, sigue comprobando el contenedor hasta que broten.

Cubos de arranque

También puedes germinar tu cannabis autofloreciente utilizando cubos de inicio de semillas, que se pueden obtener fácilmente en Internet. Investiga un poco para encontrar los mejores cubos iniciadores, que colocarás hasta los nudillos en tu tierra. Asegúrate de tener el agujero preparado antes de introducir el cubo de arranque con las semillas autoflorecientes en su interior.

Asegúrate de que el cubo esté húmedo; si está demasiado seco, humedécelo ligeramente con agua destilada. A continuación, coge con cuidado una de tus semillas de cannabis autofloreciente e introdúcela en el orificio preconfeccionado en la parte superior del cubo de inicio. A continuación, inserta el cubo de inicio, con el agujero precortado y la semilla autofloreciente hacia arriba, en un agujero de la tierra.

Por último, coloca una taza sobre el lugar donde has introducido el cubo de arranque de semillas en la tierra. Deja la taza en su sitio durante al menos siete días después de plantar el cubo inicial; esto ayudará a mantener los niveles de humedad durante el proceso de germinación. Una vez que la semilla haya germinado, puedes retirar la taza y pasar a la siguiente fase del ciclo de cultivo.

Suelo

Aunque los métodos mencionados son fáciles y estupendos para los principiantes, algunos cultivadores prefieren utilizar la tierra como medio natural. Esto requerirá recursos especializados como un monitor de pH, la tierra correcta para el cultivo y un monitor de humedad.

Para germinar tu cannabis autofloreciente, empieza por humedecer la tierra y establecer un entorno de cultivo adecuado con una temperatura media de 77 grados. Asegúrate de que Los niveles de pH no superan el 7,3. Por último, cava un agujero de la profundidad adecuada en la parte superior del suelo y entierra la semilla en su interior.

Las Ventajas de las Autoflorecientes: Métodos rápidos y sencillos para germinar tus semillas de cannabis autoflorecientes Germinación

Como puedes ver, germinar semillas autoflorecientes es fácil y produce resultados rápidos. También es rentable, ya que muchos de estos métodos incluyen materiales que la mayoría de la gente ya tiene en sus casas. Cultivar cannabis autofloreciente es mucho más rápido y fácil que cultivar plantas de fotoperiodo; utilizando estos sencillos métodos de germinación, tus semillas autoflorecientes brotarán en poco tiempo y con un esfuerzo mínimo. Y la parte fácil no termina ahí... cada etapa del proceso de cultivo de cannabis autofloreciente es rápida, productiva y fácil para todos los cultivadores, sin importar su experiencia.

Deja un comentario